Historia de Halloween 4: El comercial diabólico

Escrito por Liberación 2000. Posteado en Noticias

Halloween4

La vida de un vendedor siempre es complicada y más aún cuando entras en sitios que nunca has estado y abres puertas que no sabes a qué o a quién te vas a encontrar detrás. Pero, hay que pisar fuerte y no parar ni acongojarse y hasta el fondo, pero con educación claro está.

Os voy a contar una historia terrorífica que viví en una de mis últimas visitas en las que intentaba cobrar unas facturillas que se habían olvidado.

Ese día, recuerdo que me levanté con un fuerte dolor de cabeza. Normal -me dije-, era el típico día nublado, húmedo y con mucho viento (de los mejores días para vender, ya que no hay muchos en la calle vendiendo, pero quizás no lo era para cobrar facturas pendientes….)  Aparqué en la puerta del cliente, era una fábrica muy grande, muy vieja por fuera y parecía incluso hasta abandonada. Solo su presencia desde fuera te daba repelús. ¡Madre mía, donde me estoy metiendo!

A lo lejos vi la caseta de seguridad y me dirigí hacia allí, me fijé que por la noche se debía de haber caído un cartel de publicidad gigante, debió de ser por el aire que hubo esa noche,  pero menos mal, por cinco metros de distancia no cayo encima de la caseta del vigilante que estaba al lado, sino hubieran acabado papilla, sentí de nuevo el repelús por la espalda de pensarlo.

Llamé al vigilante y se abrió una ventana, me asome y vi a un tipo que mediría dos metros de altura, un poco entrado en carnes (se le salía la camisa por debajo de la chaquetilla…), el cual, sin soltar un pedazo de bocata de chorizo, me dijo: ¡Dime, qué quieres! (Me dije: pues empezamos bien) Vengo a ver a “X” por unos asuntos que tengo pendientes de tratar con él. El vigilante gigante, me dijo con su tono de voz tan amable y con una peste de chorizo que daba miedo: “Tienes que atravesar toda la fábrica andando, porque no puedes entrar con el coche, serán unos 2 km. Ten cuidado con los camiones que no respetan a nadie y cuando veas una puerta naranja, te metes, que por allí estarán”. Con determinación, le dije: “OK, voy para allá”.

Esta fábrica es enorme y las “carreteras“ de acceso hasta donde tengo que llegar son laberintos muy estrechos y no paraban de pasar camiones gigantes, a bastante velocidad, entre mi persona y los camiones no había mas de un metro de separación, cada vez que me cruzaba con uno, me paraba y pegaba la espalda a la pared. Y solo veía camiones y ventanas, pero no veía a ninguna persona, aunque me sentía como si estuviera observado en todo momento. Tras cruzarme con 6 camiones, por lo menos, y verme casi atropellado, conseguí ver la maldita puerta naranja. Llamé a la puerta y allí no abría nadie, seguía sin ver a ninguna persona.

Me dije: no voy a llegar hasta aquí para nada. Así que, agarré la maneta de la puerta con decisión y abrí. Me dio en la cara una sensación de frío, humedad y un olor súper fuerte, que me hizo parar. Pero igual que antes decidí que tenía que seguir, subí unas escaleras y llegue a otra puerta con ventana de cristal. Me asomé, llamé y allí no había ni Dios. Así que, abrí la puerta y: “Hola! hay alguien?” y nada…. de repente, el olor que sentí al abrir la puerta se había duplicado y era hasta insoportable, mezcla de rancio, quemado, buff, ¡qué asco!, pero me fije en el suelo y ya me quedé blanco, empecé a ver huellas de alguien marcadas en el suelo, marcadas por algo que parecía sangre y no, no lo parecía, cada vez había más sangre y charcos gigantes de sangre. Automáticamente, mis piernas dieron un paso hacia atrás y oí en un tono inaguantable de sonido como chillidos. ¿Qué digo como chillidos? ¡¡Parecía que estaban matando a alguien!! Entonces ya sí que sí, me cagué y dije: “Oscar vuelve por donde has venido” y retrocedí hasta la puerta con ventana de cristal y la atravesé. Seguía oyendo los gritos al fondo, bajé las escaleras como un rayo y, de repente, se abrió la maldita puerta naranja, frené en seco y apareció un hombre de dos metros vestido de blanco con gorro en la cabeza, con guantes y botas hasta las rodillas y lleno de sangre por el pecho. Y me dijo: “pero chico, ¿dónde vas?” Y balbuceando le contesté: “vengo a cobrar unas facturas pendientes”. A lo que me respondió el gigante carnicero: “estás equivocado de puerta, estas en el Matadero, las oficinas son la siguiente puerta Naranja, a cien metros para abajo lo puedes encontrar”. Y entonces, me desperté de mi paranoia personal y me di cuenta de que estaba en un matadero de carne…….

Y por cierto, mereció la pena: ¡conseguí cobrar!

Etiquetas:, , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario