Historia de Halloween 3: No sin mi hija

Escrito por Liberación 2000. Posteado en Noticias

Halloween3

Esta historia ocurrió hace algunos años, en la oficina de San Fernando de Henares. Un conocido nos pidió que, como tenía una hija que no quería seguir estudiando, si se la podía contratar. Era menor de edad y nunca habíamos hecho esto, pero por probar, pensamos no se perdía nada. Así lo hicimos, tuvo que firmar el contrato su padre porque al ser menor tenía que ser así. La verdad es que  le quedaba poco para la mayoría de edad.

Rápidamente, nos dimos cuenta que esa niña tenía una sensibilidad especial. Era demasiado delicada para este trabajo. Su edad biológica era de 17 años, pero su edad mental estaba lejos todavía de pasar la infancia.

Su mirada era extraña, no teníamos claro si era que no nos explicábamos correctamente o ella estaba oyendo otras voces diferentes a las nuestras. Podría ser que sus oídos pudieran percibir otros sonidos diferentes y que su visión fuera mucho más profunda que la nuestra.

La realidad es que, antes de que se cumpliera 15 días, tuvimos que romper el contrato. Ella lo entendió perfectamente, no había ningún problema, quizás no era la primera vez que le pasaba. Lo malo fue cuando se informó de ello a su padre.

La persona amable que había venido el primer día se convirtió en un ser agresivo, palabras mal sonantes, gritos en vez de susurros y amenazó que llegaría en poco tiempo y que estuviéramos preparados. Así lo hicimos, estuvimos inquietos esperando su llegada.

Por fin apareció, y la primera media hora, fue imposible decir nada en nuestra defensa. Parecía que de su boca salían murciélagos, rapiñas, sapos y cualquier otro animal que os podáis imaginar.

Mientras que esto ocurría, nosotros estamos pensando si nos volvíamos como él o bien intentábamos razonar con esa persona. Pero, ¿¿cómo le decíamos a un padre que su hija le quedaba un tiempo más de desarrollo mental? Con mucho cuidado se estudió las palabras que se tenían que decir, cuando conseguimos articular palabra, veíamos que la sangre iba a saltar por nuestras cabezas. Al final, la angelical hija intercedió por nosotros. Tranquilizó a su padre y se fueron maldiciendo por debajo a todas nuestras familias.

Y pensamos todos: ¿cómo una niña buena y angelical aunque con menos edad mental ha podido salir de alguien que no entraba en razón?

Etiquetas:, , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario