Semana del terror especial Halloween | Paquete diabólico

Escrito por Liberación 2000. Posteado en Entorno socioeconómico cultural

especial-halloween-foto-2

Era la madrugada del sábado al domingo, era noche cerrada, no había Luna, todo estaba oscuro, el polígono donde está la nave estaba vacío… ¿quién se hubiera atrevido a estar ahí en esos momentos? Todo el mundo tendría mejores cosas que hacer en sus vidas que no estar en su puesto de trabajo.

Laura, sin embargo, decidió que, como no había tenido tiempo de preparar los adornos de Halloween durante la semana, éste sería un buen momento. Sacó las telarañas, calabazas, caramelos, gorros de bruja y todo aquello que llevaba en el maletero y se puso manos a la obra para acabar cuando antes y darles así  a sus compañeros una sorpresa cuando éstos llegaran a la oficina el lunes.

Pronto se dio cuenta de que no había sido tan buena idea. Las calles estaban demasiado vacías, todo estaba muy oscuro y sólo arrojaban algo de luz los focos de su coche. De hecho, cada poco tiempo, parecía que algo oscuro tapaba la luz de dichos focos, una especie de sombras que se levantaban del suelo y abrazaban la luz de… ¡pero qué tontería! No podía estar pasando eso, debería estar imaginándoselo…

Aparcó y entró en la nave y sintió la losa del silencio caer a su alrededor; no se escuchaba nada. Sentía otra vez esas sombras, parecía que estaban cerca de su cara, parecía que la besaban, sentía su aliento, se le movía su larga melena. ¡Vamos, por Dios! Es imposible, aquí no hay nadie…

Empezó a descargar el maletero del coche, lentamente fue colocando todos los elementos, su pensamiento era dónde lo pondría para que produjera más susto, ¡qué risas se iban a echar al día siguiente! De repente sonó un llanto, era el llanto de un bebé, Laura miró hacia un lado y hacía otro, no había nadie. El llanto pasó a convertirse en risa. ¿Pero de dónde salía ese ruido? Era claro, no había duda. Se fue moviendo por la nave, cerca de los paquetes retenidos, no de aquí no viene el ruido. Pensó en las cestas dónde se dejan las entregas para el día siguiente, no, tampoco. El ruido cada vez era más fuerte y claro, decía algo en su llanto, llamaba a su mamá. ¿Pero cómo es posible esto?

Laura estaba totalmente desconcertada y temblorosa. Las sombras parecía que la empujaban hacia un rincón, ahí era donde estaba toda la mercancía para el lunes, mucha mercancía. Poco a poco fue separando los envíos, buscando hallar el motivo de ese llanto. Una de las sombras parecía que le señalaba un paquete en concreto, ella se abalanzó hacia él y lo cogió. Es verdad, ahora reía y se oía como si estuviera dentro, pero ¿hubiera sido posible que estuviera un bebé ahí metido? Se dio cuenta de que el destinatario era ella misma, alguien le estaba mandando ese paquete.

Lo abrió, muy despacio, rumiando entre sus labios la irresponsabilidad de mandar algo así. Cuando terminó de abrir el paquete se encontró a una muñeca, pálida, triste, con un vestido antiguo y muy estropeado. Pero, ¿quién me ha podido hacer este regalo? Pensó Laura. Bueno, por lo menos, ya hemos descubierto el misterio… ¡Anda, si tiene instrucciones y todo! Las lee despacio, hasta que de repente tira el papel, mira a la muñeca y sale corriendo. En el papel se leía:

“Pilas no incluidas”.

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario