Semana del terror especial Halloween | Macabra entrevista

Escrito por Liberación 2000. Posteado en Entorno socioeconómico cultural

especial-halloween-foto-1

Se había levantado una gran niebla, el recorrido en coche hasta llegar al trabajo se estaba haciendo pesado, muy pesado. Todo el cuerpo en tensión intentando localizar con los ojos algún bulto que pudiera ser sospechoso de interrumpir mi marcha hacia el trabajo. No podía pensar con claridad. Estaba preocupada, ¿cómo mis conductores estaban viviendo esta situación? Son conductores inmejorables, pero cuando se produce una inclemencia de este tipo, no puedes dejar de pensar en el peligro que se podría estar acechando.

Por fin llegué a la oficina. Estaba entera, pero los músculos se me tensaban y me producían pequeños espasmos. Intenté relajarme leyendo en mi agenda lo que podría depararme el día, aunque ya había empezado un poco mal, deseé que con la protección de las paredes, todo fuera mejorando. Las primeras horas las tenía que dedicar a hacer entrevistas de trabajo. Son momentos que ahora echo de menos, ¡hace tanto tiempo que no haga una entrevista!

Me estaba preparando cuando empecé a notar que la niebla entraba por debajo de las puertas, se enrollaba por las sillas y subía por las mesas. ¡Qué raro! ¿Qué podría ser? Pero cuando nuestros pensamientos estaban en deducir lo que estaba ocurriendo entró él, un hombre grande, muy grande, anchos hombros, barba descuidada, y unas manos…. ¡horror, qué manos! Todavía hoy siento un temblor en mi cuerpo recordando esas huesudas y peludas manos. “Vengo a hacer la entrevista”, dijo con una voz que hacía que el suelo temblara bajo mis pies.

Las entrevistas las hago en el piso de arriba, un piso totalmente vacío pero que antiguamente estaba lleno de personas, y mientras que subía las escaleras con él, pensaba que ojalá hubiera estado lleno de gente en ese momento, porque me estaba dirigiendo a un piso desierto con una persona que me daba mucho miedo. También oía ruidos de ranas, muchas ranas y empecé a oler a azufre, un fuerte olor, me giré y me choqué con él, estaba demasiado cerca de mí. Me senté en mi silla, casi no podía mantener la conversación en lo que pedía en la entrevista, todo mis pensamientos estaban en ese hombre, en cómo me miraba, cómo olía y en el croar de las ranas que estaba oyendo. Empecé a relatar las necesidades que teníamos, y no podía retirar mis ojos de los suyos, eran negros, no grandes pero sí alargados. Me miraba fijamente, parecía que quisiera penetrar en mi cerebro, buscar en mis recuerdos.

Empecé a tener miedo, estaba sola, no podía pedir ayuda, empecé a sudar, deje de hablar, le pregunté si me había entendido, no contestó, sólo seguía mirándome. En ese momento me levanté, di por terminada la entrevista, quedé en llamarle cuando tuviera a todos los candidatos, baje corriendo las escaleras y le despedí dándole la mano. Estaba pegajosa y húmeda. Me entró un escalofrío pero se marchó.

Al verme tan pálida, mi personal se asustó. Todos quisieron ver cómo era el extraño, pero ya no había ni rastro de él; ni a la derecha ni a la izquierda, no se veía nada. Pero lo más extraño de la historia es que la niebla se marchó, muy lentamente, pero no había terminado de explicar mi experiencia cuando salió un sol radiante y pensé en ¿quién podría haber sido esa persona? ¿Qué es lo que buscaba? Y sobre todo ¿por qué me miraba tan fijamente? ¿Quizás le conocía?

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario