Archiv para junio, 2013

Piedras en el camino

Escrito por Liberación 2000. Posteado en El Blog de Carmen

Piedras en el camino

Sigo con los recuerdos de aquellos años en que todo era nuevo y te producía una mezcla de inseguridad y temor, y que ahora tiene una frase para definirlo: salir de la zona confort. Es como el humorista que actualmente busca todos esos significados huérfanos de significantes para asignarles una palabra. ¿No os pasa a vosotros también? Yo tengo un problema con esto. Soy única para cambiar refranes, palabras, significados, etc., Me los invento, pero creo que es debido a mi etapa revolucionaria. No estoy de acuerdo con algunas palabras y me hago una rebelde mental, y además, me gustaría ser tan ocurrente como el humorista que hago referencia y que seguro que todo el mundo conoce.

Ahora que acabo de hablar de mi etapa revolucionaria, recuerdo a mi personal cuando se ríe y les cuento mis canciones según mis etapas. Todo el mundo a lo largo de su vida, pasa por diferentes etapas. Todas ellas están claramente relacionadas con canciones y/o hechos históricos, aunque sea para uno mismo. Yo he tenido varias etapas, muchas.

Una vez pasada la etapa de que nadie nos conocía, que empezamos a demostrar lo que podíamos conseguir y la crisis se marchó, empezamos a crecer y a crecer y a crecer.

En el año 1999, compramos una nave, la anterior estaba en alquiler. Nos trasladamos en julio-agosto de dicho año, aunque, tuvimos un robo total en junio de ese mismo año para despedirnos de la anterior nave. Este robo fue gracioso, aunque lo digo irónicamente como es lógico, debido al sufrimiento producido. Yo llevaba meses separada aunque seguimos trabajando juntos hasta el 2004, momento de la separación definitiva de las sociedades y por lo tanto, de las delegaciones. El día de San Antonio, santo de él, lo estábamos celebrando en su nueva casa. Un vecino me llamó para decirme que la puerta de la nave estaba abierta y que creía que nos habían robado. En esos momentos, yo tenía una furgoneta Nissan Serena para toda la familia. Cogí a mis padres, hermanos, sobrinos e hija, y todos en la furgoneta a toda velocidad para ir a la nave. La verdad es que intentaba no ir nerviosa y sobre todo, tenía que demostrar tranquilidad y cara de que no pasaba nada para no asustar a los que estaban dentro del coche. En San Sebastián de los Reyes hay una zona en la que cada pocos metros hay badenes, que además ahora han dado orden de rebajarlos, pero en aquel momento estaban súper altos. Como los pasaba a un poco más de la velocidad permitida (espero que ya esté prescrito o que no lea esto la Guardia Civil) cuando pasábamos por los badenes, se producían unos saltos, que uno de mis sobrinos aprovechó para querer hacer de superman y paso del final de la furgoneta hasta casi a mi lado, donde le frene. La furgoneta tenía dos asientos al final y luego un pasillo con dos asientos movibles, y al final la conductora y el acompañante. En total 6 plazas. Lo explico para  conseguir que podáis visualizar el momento.

Hablando de los famosos badenes de Sanse, en otro coche hizo que del golpe se estropeara el carter del coche, iba a una reunión de central, pasaba a buscar a una persona y, ¡zas!, noté un pequeño golpe en el bajo del coche. Llegué a buscar a la persona, llegué también a la reunión, pero cuando salí de ella, tenía todo el aceite en la acera del coche y sin locomoción posible. A esperar a la grúa. Otra anécdota.

Sigamos con el robo. Cuando llegué a la nave, me estaba esperando la policía. Me hablaron de muchas cosas, pero yo solo veía la nave VACÍA, totalmente vacía. No habían dejado nada o casi nada. Una pantalla, una CPU, alguna silla, mesa y la correa de mi cámara de fotos. Lo de mi cámara de fotos es gracioso, quería tener un recuerdo de la nave antigua y además hacer unas fotos de la nueva, y tenía la cámara de fotos en la nave. Se llevaron mis recuerdos y no tengo fotos de nada de lo que quería, porque se me quitaron las ganas durante un tiempo. Pero, ¿por qué me dejaron la correa? ¿Para que nunca me olvidara de esto? Recuerdo que, además, me dejaron una cajita pequeña vacía, pero como venía del extranjero venía con una factura, que gracias a Dios, nos sirvió porque al comunicárselo al cliente al principio tenía un valor enorme, pero luego cuando le enseñamos la caja se dio cuenta que era una pequeña “tuerca”.

Nos robaron en el fin de semana, por lo cual pudimos notificar a Nacex el lunes lo que nos estaba pasando. Lógicamente, no se podía hacer nada porque no teníamos ordenadores. Se hizo todo manualmente hasta el final, que nos llevamos los paquetes a la plataforma de Madrid y ahí tecleamos todo. Al mismo tiempo, estaba coordinando la llegada de un informático desde Barcelona para ponernos el servidor y los ordenadores. Estando en la plataforma tecleando sentada en una gran caja, me avisaron que el informático estaba en Madrid. Le fui a buscar al aeropuerto y nos marchamos a la nave, pero faltaban los ordenadores y el servidor. ¿Dónde estaban? Pues eran los asientos que teníamos en la plataforma. Fuimos a por ellos y estuvimos toda la noche en vela para arreglarlo todo. El pobre informático se vino a mi casa para dormir un poco y vuelta a empezar para la oficina. Y se arregló. ¿Veis cómo entre todos superábamos rápidamente los obstáculos?

Por desgracia, también nos robaron el fax. Por aquel entonces, el fax era lo que hoy es el Whatsapp, aunque parezca mentira. Las notificaciones de los envíos a Canarias, por ejemplo, se hacían por fax (bueno, hasta se hace ahora), y como ese lunes, avisamos de lo que nos estaba pasando, resulta que el martes, una delegación de Canarias dijo que nos había pedido la recogida por fax y que no se lo habíamos hecho. Al explicar lo que estaba pasando, dijo que era urgente y que me las apañara. Con mucho cariño un mensajero mío cogió el paquete, le metimos en un vuelo rumbo a las Islas, y allí que se marchó a hacer la entrega. No mucho más tarde (por desgracia no le dejamos estar mucho tiempo disfrutando del buen tiempo y tuvo un poco de tiempo de relax), vuelta para la península.

Todo esto ha servido para que, ahora, en nuestra Intranet tengamos continuamente información de todo lo que les ocurre a las agencias que no tienen fax, que no tienen teléfono, etc., Además, ahora, todo lo hacemos por ordenador y tenemos el tiempo que hay que contestar a una recogida. Por lo tanto, si vemos que no se lee, es que algo ha pasado, y podemos arreglar el problema antes de que el mal sea mayor. ¡Qué bien me hubiera venido esto a mí en ese momento!

Lo que es importante es que, al mismo tiempo que estábamos con el robo, se estaba preparando la nueva nave con coordinación telefónica, obras, licencias, etc. Luego Dios ahoga, pero no mata, aunque algunas veces lo he dudado.

Otro de los momentos más difíciles es cuando hay que despedir a las personas.

Es gracioso. Primero, tuve que aprender a preparar entrevistas para conseguir trabajo, luego a hacer exámenes para opositar, y ahora, era yo la que estaba en el otro lado de la mesa para hacer las entrevistas y saber si era la persona que nos interesaba en esos momentos. Pero, creo que esto lo dejaré para otra entrada dedicada a ello.

Y ya vale por hoy de piedras en el camino, siempre hay que mirar lo positivo y la fuerza que nos da todo lo que vivimos.

Carmen Ruiz Atienza

Las convenciones Nacex

Escrito por Liberación 2000. Posteado en El Blog de Carmen

Convenciones Nacex

Aunque ya he escrito anteriormente sobre alguna convención, me gustaría dedicarle íntegramente la entrada de hoy, o por lo menos casi íntegramente, porque al final, me voy de un tema a otro con los recuerdos.

La primera, que ya he comentado, es aquella donde vimos por primera vez la plataforma de Barcelona. Fue aquel curso del programa que no funcionó ese día y que al final, terminamos tomando unos canapés con Emilio Sánchez Vicario, aunque tengo que decir que yo ni me acerqué. Tímida yo. Como ya he comentado hasta llegar a ser “cansina”, venía de la empresa privada y de ser funcionaria. Muchas veces, pienso que era como si llegara a este mundo del transporte de un “Convento de Monjas”, por la poca vida experimentada. Todo me llamaba la atención como un bebé que empieza a vivir.

A partir de esa fiesta/convención, nos encontramos con una cada año. Al principio, casi siempre eran en Madrid, lugar céntrico con buena combinación de transporte. Eran convenciones íntimas y cercanas, unos hablaban y otros preguntaban, e incluso se podía interrumpir. No había problemas. Nos íbamos presentando porque al principio no nos conocíamos mucho, hacíamos amistad y hablábamos todo el rato de las experiencias que habíamos tenido durante el año. Es verdad que se aprovechaba para aclarar momentos tensos que se habían tenido durante el año, y después de pulirlos, a otro “cosa mariposa”, que estamos de convención. Como ya he comentado, cada envío que salía era como un parto y cualquier incidencia un mundo. Por lo tanto, el día de la convención no se te olvidaba y cuando oías o veías a alguna persona relacionada con el problema, te tirabas como una posesa a aclarar lo que había pasado.

Me acuerdo que en una que casi tiro una copa de champán a un compañero mío. Hay que tener en cuenta que yo soy madrileña, de madre de Cuenca y padre de Jaén. Cuando hablo seria soy muy castellana-manchega como D. Quijote y cuando me “desmadro” tengo un poco de andaluza, pero muy poco. Por lo tanto, cuando hablo en un tono serio soy muy seria, y al tener un interlocutor enfrente que se lo tomaba a “chirigota”, no pude por menos que echarle la copa de champán encima. Era champán/cava, no se lo hice con vino barato.

Otro recuerdo que tengo, este un poco desagradable, es a un “compañero” dejándome disimuladamente la llave de su habitación de hotel en mi mano. Pero, ¿no se da cuenta que soy castellana-manchega?

Cuando yo estudiaba (en la prehistoria), había Castilla la Nueva y Castilla la Vieja. Madrid pertenecía a la Nueva (creo recordar). Yo era castellana de pura cepa. Cuando llegaron las autonomías,  ya no era castellana, no se quería que Madrid perteneciera a ninguna de las dos castillas, porque se quería otras capitales de autonomías y tuvimos que ser uni-provincial. ¿Alguien se dio cuenta que nos quitaron la personalidad a la que durante años me había sentido integrada? Me quitaron además el color morado por el rojo y el torreón del castillo por las estrellas. Todo diferente. Pero tengo que decir que mi carácter es castellano y las cosas son como son. Hay momentos para divertirse y otros momentos para ser serios y recios.

Tras este Kit-Kat, sigo con las convenciones.

Siempre se hacían más o menos por las mismas fechas de Noviembre, por lo tanto, o coincidía con la muerte del dictador o con un partido de futbol del Barça-Real Madrid.

Lo de la primera fecha de aniversario, los primeros años todavía salías por las calles de Madrid y veías alguna que otra manifestación que me ponía un poco tensa, pero no pasaba nada importante. Eso ya hace tiempo que no se ve nada de nada por el centro.

Lo del partido de futbol ha pasado en varias ocasiones.

Las convenciones habían cambiado, ya no eran bidireccionales, ya no se podía interrumpir ni opinar. Se subían en una tribuna los representantes del franquiciador y uno detrás de otro, nos daban la charla. En las primeras convenciones,  todos estábamos a la misma altura, no había tribunas. Cuando aparecieron las tribunas todo cambió. Otro cambio es que, al principio, la convención era de un día, posteriormente fueron de 2 oficialmente. Como eran cerca del fin de semana, uno se podía quedar más tiempo. Además, se dejaron de hacer en Madrid, por lo cual, yo encantada porque podía conocer mejor otras ciudades de España. Esto hacía que el primer día que empezaba todo, al estar “frescos” se alargaba hasta altas horas de la madrugada. Al día siguiente, en la parte de las charlas, como no te dejaban intervenir, era como si apagaran la luz. Se “liaba parda” porque más de uno se dejaba llevar entre los brazos de Morfeo.

Siguiendo con el tema del futbol, hay que tener en cuenta que el franquiciador tiene su sede en Cataluña, por lo tanto, lleva en los genes ser del Barça. Yo creo incluso que no entra nadie a trabajar que no sea del Barça, porque me imagino a uno del Español allí metido y tiene que ser un sufrimiento. Esto es broma “castellana”. Pero será verdad eso de que es más que un club, porque cuando te preparaban el video final, donde indicaba que las charlas habían terminado y que pronto encenderían las luces, siempre hacían un repaso de nuestro maravilloso año y metían alguno que otro gol que hubiera metido el Barça al Real Madrid. Cuando era al contrario el silencio era sepulcral. Claro, esto subía más el ego al personal que fuera del Barça, pero al resto poca gracia nos hacía o nada.

Algunos les hubiera gustado ver al Betis-Sevilla, al Depor, etc.,etc., pero no siempre era lo mismo. Y a mí que no soy muy de futbol, me estropeaban siempre esos momentos de éxtasis que estaba viviendo con las imágenes y la música de We are the champions y la piel de gallina. Tengo que decir que no soy futbolera, pero soy del Real Madrid y de España (enhorabuena campeones de Europa Sub-21).

Tengo que decir que también había una persona de un departamento en concreto, que metía en el discurso algo sobre futbol y el Barça. Era un poco penoso porque el resto de lo que hablaba era muy poco interesante.

Esto se terminó un poco (sólo un poco) cuando nos compró Logista y el Consejero Delegado salía siempre al quite de lo que se había dicho durante las charlas. Gracias Consejero, porque como no era bidireccional nos teníamos que callar y aguantar.

En mi empresa Liberación 2000 tengo futboleros de todos los equipos: Barça, Atlético de Madrid, etc. y claro del REAL MADRID.

Antes del año que nos compró Logista (creo recordar que por el año 2000), vino a la delegación un “presunto” futuro comprador de una franquicia Nacex. Quería conocer la opinión de los franquiciados que ya estábamos trabajando para la red. Estuvimos hablando largo rato y nos hizo muchas preguntas. Estábamos al lado de un representante del CAF en plataforma. Yo estaba en mi época de Yupi. Estábamos empezando a crecer, todo funcionaba bien, no había crisis y mis venas eran de color naranja Nacex.

La siguiente vez que vi al “presunto” futuro comprador fue en una convención. Era en Madrid. Al verle entre tanta gente, mi cabeza estaba diciendo: ¿De qué conozco a ésta persona?, y de repente oigo a mi lado: ¿En vez de comprar una agencia has comprado todas? Era de Logista. Yo seguía pensando con las neuronas que me quedaban sin estar asustadas. ¿Qué le había contado? ¿Qué cosas le había dicho? ¿Cuántas veces habría metido la pata?

En esa convención, me acuerdo de estar desayunando con una compañera de Barcelona, recibir la llamada e ir a comprar el periódico para conocer la noticia de la compra de Logista. Mi compañera Nacex ya lo sabía de hace tiempo, porque pertenecía al anterior franquiciador. ¡Vaya sorpresa de Convención!

Durante unos años, ha habido dos convenciones, una para los Delegados y otra para los Comerciales. La verdad es que yo a las reuniones de Delegados siempre he llevado a una persona de cada una de mis delegaciones como mínimo, porque se daba el premio a las 15 mejores delegaciones Nacex y como siempre lo hemos recibido, me gustaba subir con ellos a recogerlo. También es un momento muy emotivo.

En las convenciones de ventas les gustaba hacer gincanas y en la de 2002, mi comercial me llamó para darme dos noticias:

  • Había ganado el premio de ventas;
  • En la gincana se había roto la nariz. Me pidió que lo fuera a buscar para ir al hospital. (En la foto de la entrada se ve a mi comercial con la nariz rota y el premio). En otra entrada hablaré de lo que pasó después.

En las convenciones de Delegados también intentaron poner las gincanas, pero yo creo que no tuvieron mucho éxito. Hay que tener en cuenta que ya vamos cumpliendo una edad, y que en vez de hacer una gincana, nos podemos hacer polvo el cuerpo entero.

Cuando empezó las crisis, un año, hace poco aunque parece que ha pasado muchísimo, hubo menos charlas y estuvo entre medias un humorista. Fue buena esa convención. Me gustó mucho. Se intentó lo mismo en la convención de ventas, pero en vez de un humorista se llevó a uno de estos gurús que quieren descubrirte América y levantarte el ánimo, pero lo único que consiguió es enfadar a las mujeres que estábamos en la convención. Superado el siglo XXI, pocas veces he recibido una charla de una persona más machista que la que tuve que escuchar con toda la educación del mundo sin levantarme ni irme.

Lo peor de todo no fue que nos sintiéramos ofendidas, lo peor es que quien la había contratado, personal del CAF, no veía nada raro en lo que se estaba diciendo y le parecía una persona muy instructiva. Todavía se me ponen los pelos de punta al recordar esto. ¿Cómo queremos que cambie la sociedad en estos temas si a nuestro lado no ven dónde está el error?

En la convención de Palma de Mallorca creo, nos sentamos en la mesa, llegaron unos compañeros para sentarse también, había sitio. Nos presentamos (ya somos tantos y vamos cambiando que es difícil). – Soy Carmen, Cristina, Gregorio, Patricia de la 2801, la 2821 y la 2826.) ¿Y vosotros? – Pues somos fulano, bengano, etc. de la 4601, 4621 y la 4626. Entre 300 delegaciones nos sentamos con nuestros homólogos de Valencia. Muy buena coincidencia.

Planteé una vez que por qué no se hacía que un representante de una delegación también hablara y diera una charla. Me parecía lo justo, porque siempre podías contestar algo o exponer lo que fuera. Lo que ocurrió es que al año siguiente no hubo charla de ningún tipo. Aunque no se pudo aguantar y algo de charla hubo, pero informal totalmente. Tampoco era eso, pero casi lo prefiero. Pero el video no, hombre. Eso hay que seguir poniéndolo con la canción que pone los vellos de punta, aunque sin futbol, si puede ser.

Hablando una vez con una persona del CAF me dijo que la Convención le había parecido triste y sosa sin las charlas de los “jefes”.  Claro, es verdad, para el personal del CAF son sus jefes, para mí son los “guías espirituales” de esta gran empresa, pero me sobraban charlas de algunos, me conformaba con oír a Dios y al hijo, cuando llegaba el espíritu santo, yo ya estaba en otro mundo.

Los “guías espirituales” tienen ahora mucho trabajo porque tienen que ser también visionarios del futuro y ponernos en la órbita correcta antes que termine la crisis, que las ocasiones las pintan calvas.

Por último, tengo que decir que no he asistido a todas las convenciones Nacex. Al principio, asistía siempre, a partir del 2004 que empecé a faltar por motivos de exámenes, mi presencia ha sido un poco intermitente. El motivo es porque si a lo largo del año no estoy contenta con lo que ha pasado, soy incapaz de asistir a una convención. Aunque me gusta ir para ver a mis compañeros porque es el único momento que casi lo puedo hacer, pero luego me cuesta ver ciertas cosas que no me agradan u oírlas. Ha habido un compañero que me dice que me lo tome como un trabajo, pero yo no puedo. Soy mujer y castellana. Además, tengo los ojos claros y cuando estoy contenta y feliz se ponen azules y cuando estoy enfadada se ponen verdes. Mi personal me mira el color de ojos para pedir ciertas cosas, porque es importante, y así, saben cómo voy a reaccionar o cuando lo tienen más fácil que les conceda lo que piden.

En el desayuno de la otra convención me preguntó una persona si usaba lentillas. No, es mi color, aunque con el tema de la presbicia cada vez estoy más rompe-techos y el color va cambiando. Como dice mi hija, que aun teniendo los padres con ojos claros los ha sacado de color miel, los que tenemos los ojos claros es por un defecto genético. Siempre me lo dice con rabia.

Todo esto lo he contado porque me cuesta disimular, y quién me conoce bien sabe lo que estoy pensando en cada momento.

Las convenciones tienen que volver a ser como antes, cercanas, bidireccionales, sin miedo a sentarse con los franquiciados (que no mordemos), sin clases, sin tribunas, a ras del suelo, sin castas y con vídeos y música para despertarnos de la juerga de la noche anterior, donde lo que se consigue siempre es “FRATERNIDAD, UNIDAD, APOYO Y AFIANCIAMIENTO DE QUE SOMOS LOS MEJORES”.

Carmen Ruiz Atienza

Mejoras en el entorno urbano

Escrito por Liberación 2000. Posteado en Entorno socioeconómico cultural

Mejoras entorno urbano

El Ayuntamiento de San Fernando de Henares está llevando a cabo una actuación en la Avenida Madrid para mejorar el entorno urbano. Se pretende conseguir más acerado, la eliminación del riesgo ante posibles filtraciones y evitar la obligatoriedad del mantenimiento de los parterres que se habían convertido en centro de suciedad y de excrementos caninos.

enlace

Imagen: Ayuntamiento San Fernando de Henares

Esas navidades…

Escrito por Liberación 2000. Posteado en El Blog de Carmen

navidad liberación 2000

Voy a seguir recordando esos momentos difíciles que nos tocó vivir cuando empezamos, sin clientes, sin experiencias, sin dinero, pero con muchas ganas. Así, comprobaremos que no hay mal que dure 100 años, aunque parezca mentira con la que nos está cayendo en estos 6 últimos.

Nos quedamos en las pruebas que nos hacían los clientes para empezar a trabajar con nosotros, cómo nos temblaban las “canillas” y el estómago estaba siempre revuelto. Ahora, recuerdo las Navidades, son fechas que se nos duplica y triplica el trabajo. Cada año es diferente, pero suelen ser una o dos semanas frenéticas. Son fechas en que la plataforma es como una gran “colmena”. No hay ni una hora de descanso, siempre con personal andando y controlando todos los envíos. Rodeados no sólo de paquetes importantes, también de cestas, regalos, bombones, botellas… todo lo relacionado con esas fechas. Si bien, hay que decir, que desde que llegó la crisis, todo esto ha desaparecido casi por completo. Por lo tanto, mis recuerdos son anteriores a que las Navidades fueran tristes.

Para que todo saliera igual que antes de la avalancha, unos meses antes ya estábamos reforzando personal, mensajeros etc., todo preparado para esos días. Os indico algunas anécdotas de esos años:

  • Durante una o dos semanas anteriores a la Nochebuena, estuvimos recibiendo comunicados para organizarnos en una recogida masiva en toda España de unos ordenadores. Sino recuerdo mal de portátiles. Era de suma importancia para el cliente y desde la Central se coordinaron todos los pasos. El cliente no pertenecía a mi zona de explotación, era de Madrid capital. Yo veía pasar un comunicado tras otro y no estaba incluida en esas recogidas tan importantes que había que coordinar al unísono. Pues entonces, tranquilos. No podemos demostrar lo bien que lo hacemos todo (je, je). Amanece el día de Nochebuena, se recibe la llamada del mensajero que recoge por las mañanas la mercancía, y al mismo tiempo el personal de plataforma. Tenemos todos los ordenadores en plataforma y TODOS vienen para nosotros. Se habían coordinado las recogidas, pero nadie nos había avisado que todos juntos llegaban a una sola delegación, la 2801. Son momentos que la lucidez tiene que estar más avispada que nunca. Se estudió el problema y se puso solución. Si se aparecía con varias furgonetas y/o furgones al destinatario, el controlar los ordenadores uno por uno iba a costar un mundo, y al mismo tiempo, el personal parado. Recordemos que era Nochebuena y teníamos mucho trabajo también importante. En ese momento, mi socio decidió parar un camión que pasaba cerca de las instalaciones, se le propuso el negocio y aceptó. El camión lo llenamos con ordenadores (los portátiles de la época) y con el comercial llegamos al destino. Uno por uno fue controlado con el número de ordenador incluido y todo salió perfecto. Nos reímos luego mucho.
  • Es importante decir que tanto en las Nochebuenas como en las Nocheviejas, trabajamos hasta el último momento. Al principio salíamos a la misma hora que cualquier otro día, para el cliente las 20h. Esas fechas son para cenar con la familia, amigos, etc., nosotros también. Nos encontrábamos en que parecía que todo el mundo tenía derecho a ello, pero nosotros estábamos al servicio de pequeños “caprichos”. Me explico. Antes, la 2801 abarcaba más terreno, la antigua 2821 Tres Cantos y la actual 2831 Alcobendas. Todo era 2801 San Sebastián de los Reyes. En Alcobendas existe un barrio de élite, pero de mucha élite, aunque poco a poco, ha ido cambiando. Nosotros no teníamos conocimiento de lo que estábamos transportando, pero resultó ser que algunos pedían la cena que iban tomar en esas noches tan especiales. Nos dábamos cuenta porque el agua empezaba a salirse de las anguilas, o que los capones no estaban muy muertos, que digamos. Hace tiempo que ya no vemos todo esto, pero al principio, si lo vimos algunas veces. Pero llegaba el problema. El mensajero aparecía en la casa correspondiente y lo recibía la criada. Ella no sabía nada de los paquetes y tenía órdenes de no coger nada. El mensajero vuelta a la oficina con los paquetes sin entregar. Se llamaba al teléfono de contacto, los “señores” estaban de celebración y todavía no habían llegado. Se avisó en varios puntos pero al final no se consiguió nada. Cerca de la hora del cierre, llamó el “señor” todo indignado: “¿Cómo es posible que no se le haya dejado la cena?”. Se le explicó todo lo que había pasado. Gritos hacia nosotros. “¿Sabe, señorita, con quién está hablando? Claro que lo sabía, viene en el albarán. El único mensajero que todavía no se había ido a cenar con su familia, le acercó su cena. Feliz Navidad también para los que piensan que sólo ellos tienen derecho a disfrutar de las Nochebuenas.
  • Otro recuerdo que tengo es de mi controlador de plano tan tenso, tan tenso, que se puso a devolver lo que no había comido, porque ni siquiera había salido a desayunar. Cuando pusimos algo para picar nosotros, no tenía color en su cara. Los nervios de esos días no se pueden controlar. ¿Ahora se entiende mejor lo del nudo en el estómago?
  • También había risas, porque es la fecha en que junto a los regalos se ponen las felicitaciones de navidad. Por suerte, todavía no ha sido cambiado por el Whatsapp. Aunque ya no se escribe a mano, se ha perdido la personalización y se hace todo en conjunto (postal, firma y felicitaciones), hay algunas que son muy originales: ¡tienen música y se conectan! Nunca se sabes cuál puede ser. Ya nos es difícil ir al baño entre tantos regalos, como para ir buscando dónde está la postal que suena. En este caso y pero sorpresa, no era una tarjeta. Se han puesto de acuerdo y son varias a la vez. Deben de ser familia. Locura con risas.
  • Es la única fecha donde doy permiso a los mensajeros y al personal que lleven algo puesto de Navidad, por ejemplo, un gorro de Papa Noel, sacan sonrisas a los clientes y a nosotros mismos.
  • Hace unos años, decidí hacer más personal la felicitación de Navidad para los clientes. Con un cliente mío que se dedica a ello, hicimos 3 modelos diferentes. Elegimos el que más nos gustaba, eran tres Reyes Magos llevando los regalos. Estuvo muy bien y a todo el mundo le gustó. El año pasado, con otro proveedor, le expuse que quería hacer algo diferente, le expliqué lo que me gustaría y me dieron el resultado. También tuve que elegir entre varios modelos, pero al final, me decidí por uno. ¡Qué casualidad!, era de la misma temática que la primera que encargué años atrás, pero con la diferencia de que la primera era la típica postal de navidad en papel y la última en formato digital. La podéis ver en nuestra página web. Cada vez que la veo, me emociono.
  • Debido a su alto coste, después de la primera idea de felicitación de Navidad, decidí involucrarme un poco más y hacerla personalmente. El resultado fue muy bonito. Hay que tener en cuenta que era novata y la realicé en Power Point. Hoy en día, hago cosas parecidas pero no tardo nada porque hay maravillosos programas que lo hacen automáticamente. Pero en aquel entonces, lo hice yo sola, segundo por segundo. Elegí, lógicamente, una canción de navidad para la felicitación. Para que la música cuadrara con las imágenes tuve que repetir la canción una y otra vez. Mi personal estaba cansado de mí y mi villancico, porque sonaba continuamente, hasta que quedó perfecta. Estaba muy orgullosa de todo lo que había aprendido para conseguir hacerlo, pero ¡horror! No se podía mandar por correo electrónico, pesaba mucho. Hablando con un informático de central me dijo un truco para que se bajara de peso el correo, pero había que bajar la calidad del sonido. Así lo hice y se pudo mandar, aunque no quedó tan bien como la original. Cuando un cliente comentaba que se oía un poquito mal, les explicaba lo que había pasado y sonreían.
  • Tengo que decir que a mí me encantan las Navidades, por lo tanto, rápidamente empiezo a poner villancicos. Mi personal al principio sonríe, pero supongo que después de unos días, se están acordando un poco de mí y de mi familia, pero como soy la jefa no dicen nada. La intención es  que todos en esas fechas seamos más felices, aun teniendo más trabajo, pero hay que intentarlo.

Desde que empezó la crisis, cada vez tenemos menos trabajo, por lo tanto, todo esto son casi recuerdos que nos gustaría volver a tener, sobre todo, porque ya no se ven esas grandes cestas de regalo, ni aquellas grandes cajas de bombones, ni las botellas de vino y/o cava que llegaban enteras a sus destinatarios. Ni siquiera se ven las postales musicales o se han debido de quedar sin voz.

También es el momento de hacer un detalle al cliente, que en años de crisis también es más pequeñín, pero con la misma ilusión y agradecimiento. Y también es el momento en que los clientes nos dan las gracias con más asiduidad, y además con algún detallito, que siempre nos hace mucha ilusión.

Deseo que las Navidades del 2013 estén llenas de trabajo para todos. Si a mis clientes les va bien, me va bien a mí y es una cadena, y no de favores, sino de trabajo. Que volvamos a tener regalos que mandar, ilusiones y alegría para todos, y además, intentar estar con el espíritu navideño todo el año, porque como algunas anécdotas, hay personas que no tienen el espíritu ni en navidad. Hay otras que queremos tenerlo durante todo el año, pese a quién pese, porque hay tantos pájaros negros que se están haciendo fuertes en estos tiempos de crisis dando malas noticias y siendo pesimistas, que estoy deseando que llegue el final de ésta etapa, para que todos ellos se vayan a la lista del paro, que es de donde no tenían que haber salido.

¿No os parece? Hay que ser y estar positivos.